jueves, 12 de abril de 2012

La Guareña y parada en Timulos

Los pasados días 2 y 3 de abril, Luis Pintado pudo localizar y observar detenidamente un ejemplar de 2º año de águila imperial ibérica en una zona de la comarca de La Guareña, al sureste de la provincia de Zamora. Esta especie es muy rara en nuestra provincia, si bien, en menos de un año llevamos tres citas diferentes aunque, mi teoría, es que las tres podrían corresponder al mismo individuo o, al menos, dos de ellas seguro. Debido a esto, el día 4 estuve haciendo una búsqueda intensiva durante toda una mañana por la zona donde Luis me había dicho que la había visto, entre los términos de La Bóveda de Toro, Villabuena del Puente y el límite con la provincia de Valladolid. Por supuesto, no tuve éxito con la búsqueda (si no ya lo sabríais por aquí) pero tuve un rato para recorrer una zona por donde no iba hace muchísimos años.
El día amaneció muy cubierto de nubes y con lluvia amenazante durante gran parte de la mañana, aunque no llegó a caer. El viento era, por momentos, moderado lo que hacía incómodo caminar por esos altos páramos de La Bóveda en busca de la gran rapaz. Aún así disfruté con la observación de varias especies de interés.
Vi un alcaraván común (el pernil) que me salió volando de una cuneta a mi paso con el coche y pude escuchar mi primera codorniz común del año. Además, se me cruzó un críalo que iba huyendo de una pareja de cornejas. Dejo foto.
Este día había buen paso de collalba gris, con varios ejemplares sedimentados en la zona, algunos de ellos por grupos, lo que denota su actividad migratoria. Buenos números de aláudidos en esta comarca destacando dos joyas, la cogujada montesina y la calandria común. Dejo unas fotos testimoniales de ambas. Primero una montesina, tesoro ornítico ibérico dentro del conjunto de Europa.

Y las calandrias ejecutando sus vuelos nupciales a pesar de las fuertes rachas de viento. Este lugar en una mañana de primavera con climatología benigna es un espectáculo de sonido.


También buenos números de un tercer aláudido, la alondra común. Estos cerros de La Bóveda me recuerdan mucho a las parameras burgalesas de la comarca del Arlanza por donde he pasado varios años en busca de la observación de sus habitantes alados. Para acabar, una pareja de palomas zuritas levantan el vuelo desde su cubil en un montón de piedras y, a lo lejos, vuelan dos avutardas, pudiendo fotografiar a una de ellas.
 
Cuando lo estimé oportuno asumí mi fracaso con la rapaz y me interné en la provincia de Valladolid, con la intención de visitar el río Duero en Castronuño donde el embalse de San José proporciona buena observaciones de varias aves acuáticas. Una vez que estuve allí recordé que es un lugar que no me gusta demasiado y puse dirección a Timulos, en Toro, otro tramo del Duero pero ya en la provincia de Zamora donde se puede ver todo lo que hay en Castronuño pero a una menor escala, con muchos menos efectivos.
Nada más llegar al lugar puedo oir y ver mi primer grupo de abejarucos del año. De interés, además, un aguilucho cenizo macho sobrevolando el río como si fuera su primo el lagunero y, como sorpresa del día aquí, una espátula que parecía buscar un lugar donde parar. Algo que es difícil debido a la orografía del río que carece de orillas tendidas donde pudiera alimentarse. Dejo foto del pájaro.
Por lo demás, las especies típicas. Tres parejas de aguilucho lagunero ejecutando preciosos vuelos nupciales y aportando material a los nidos. También dos parejas, como mínimo, de garza imperial y una más de garza real que ya está ocupando su nido, la primera de toda la colonia. Tres parejas de somormujo lavanco, una de ellas deleitándome con su precioso baile nupcial y, por el resto de este bonito tramo del río Duero: fochas comunes, cormoranes grandes, azulones, cucharas y demás pajarillos de ribera. Por supuesto, las águilas calzadas ya lo patrullan todo, como la de la imagen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada